Científicos y cocineros reivindican en la primera jornada de Worldcanic el gran potencial de los suelos volcánicos

Tres científicos certifican en la primera jornada de Worldcanic que “se puede convivir con volcanes si se les escucha, informando y trabajando con anterioridad para prevenir sus efectos negativos”.
 
Tres cocineros de entornos volcánicos de todo el mundo (Viviana Varese, Sicilia; Chele González, Filipinas, y Liko Hoe, Hawaii) le dan valor al producto “porque son de tierras mucho más fértiles”.
 
La mañana de la primera jornada de Worldcanic se ha desarrollado en los Jameos del Agua, un espectacular centro volcánico erigido por César Manrique donde los congresistas han disfrutado también de una comida elaborada por cuatro chefs lanzaroteños.
El tour que la comitiva de Worldcanic realizaba por los Jameos del Agua antes de empezar ha situado al congresista. No en vano en esta instalación César Manrique transformó lo que era el desplome del techo de un tubo volcánico en un espacio único, enclavado en la tierra; continente ideal para alojar la primera jornada de ponencias, la que establece los mimbres de un congreso “que debe ayudarnos a saber convivir mejor con los volcanes. Porque estos crearon la vida y nos dan tierras fértiles. Solo debemos estar atentos cuando entran en erupción para mitigar su efectos”. Eran palabras del primer ponente de Worldcanic, refrendadas seguidamente por muchos de sus compañeros.
 
Antes de que Joan Martí, que se ha erigido en primer ponente del congreso, tomara la palabra, el consejero de Cultura del Cabildo de Lanzarote, Alberto Aguiar, y el director general de Vocento Gastronomía, Benjamín Lana, habían inaugurado el congreso, contentos ambos por “fijar en Lanzarote el espacio de encuentro de los territorios volcánicos del mundo”. Lana elogiaba a los habitantes de esos territorios, “ejemplos de vida en comunión con el entorno, ejemplos de  resistencia y modelos para la sostenibilidad global, como lo es Lanzarote”, que hablaba en la inauguración en boca de Aguiar.
 
El consejero de Cultura del Cabildo también se alegraba de la celebración de Worldcanic en Lanzarote, “ejemplo de que la vida puede volver a brotar después de un gran desastre natural”. Con un mensaje de solidaridad con La Palma, “isla a la que debe ser útil este congreso”, Aguiar se despedía animando a los congresistas a que disfruten de la isla teniendo en mente que “los sistemas volcánicos no solo albergan fuego y lava, sino que tienen gran potencial para el desarrollo de la vida”.
 
“Dejadnos trabajar”
 
Bien lo sabía el director de Geociencias Barcelona del CSIC, quien empezaba con una proclama: “Invertimos mucho dinero en explorar el espacio y poco en lo que tenemos aquí, bajo nuestros pies”. Repasando la importancia de los volcanes como generadores  de vida -“Sin volcanes no habría atmósfera ni habría vida. Cerca de los volcanes siempre se asientan poblaciones. Será por algo”-, Joan Martí destacaba la importancia de dejar trabajar a los profesionales: “Los volcanes siempre avisan antes de entrar en erupción. Puede ser con tres días o con tres años vista pero siempre avisan, por lo que es importante estar atento para avanzarnos y que el impacto no sea importante”.
 
Impactos en la vida de las personas, también en la económica en general, ya que por ejemplo la ceniza –recordaba- “impide el buen funcionamiento de las turbinas de los aviones y la actividad aérea en general”. Impactos que pueden paliarse con información y prevención, escuchándolos, porque “se puede convivir con volcanes si se les escucha”, explicitaba el geólogo catalán.
 
Certificaba el mensaje, y la apuesta por la pedagogía, el vulcanólogo francés Frédéric Lécuyer. El mayor experto en el volcán Cantal, el más grande de Europa, viajaba no obstante hasta Costa Rica, tierra volcánica, para demostrar cómo el trabajo en explicar y comunicar qué es y cómo actúa un volcán es clave. Allí, relataba, actuaron con psicología para fortalecer a los niños, “que después eran quienes tranquilizaban a sus padres cuando hubo la erupción”. Los niños, segmento poblacional con el que también ha trabajado el presidente de Volcanes sin Fronteras Costa Roca, Gino González.
 
“Trabajamos con los más pequeños para que cambien la percepción sobre los volcanes”. Lo hacen con actividades y tours guiados por los volcanes, y parece que lo consiguen. Así lo demostraba mostrando dos dibujos. “Les pedimos que dibujen un volcán antes de la actividad y les pedimos que lo vuelvan a hacer después. Los dibujos son diferentes. Los segundos son más humanos, menos intimidatorios. Han entendido que los volcanes forman parte de nosotros y podemos convivir con ellos”.
 
Porque para Gonzalez, como para Martí o Lécuyer, la idea es resaltar la importancia de compartir conocimiento alrededor de los volcanes y generar prevención, disminuyendo así la vulnerabilidad de la población y mejorando la calidad de vida entorno a ellos.
 
“Cerca de los volcanes, la tierra es más fértil”
 
La primera jornada de Worldcanic ha contado también con cocina sobre el escenario por parte de tres chefs de entornos volcánicos. Viviana Varese, chef en W Villadorata (Noto, Sicilia) enseñaba las singularidades de producto local de la isla italiana provocadas por el volcán Etna. “Hay almendros, limoneros, naranjos, olivos, vides… Tres cuartas partes de los productos crecen cerca del Etna porque es donde la tierra es más fértil”, destacaba.
 
Cercioraba el comentario el cántabro Chele González, con restaurante (Gallery by Chele) en Filipinas, uno de los países más volcánicos del mundo. “Los aetas –aborígenes filipinos- saben muy bien lo que es convivir con los volcanes, incluso reconocieron que cambiaron su cultura tras la erupción del Pinatubo en los 90. Igualmente, no se les ve triste. Saben que el volcán también es su mejor sustento, que convierte en más fértiles las tierras”.
 
En la misma línea planteaba su ponencia Liko Hoe, chef de Waiahole Poi (Kaneohe, Hawaii), pormenorizando en la resiliencia de una planta en particular: el kalo, también conocido como taro en Hawaii. Si bien en las islas del Pacífico también se usan las hojas de esta planta, tal como comentaba Chele, los hawaianos hacen un uso aún más extensivo de la planta usando sobre todo su raíz, con la que elaboran el poi, alimento básico en la alimentación de la población volcánico, por lo que “no es de extrañar que la forma tradicional de cocinar el poi es en un imu (cocinado bajo tierra) con el cual recreamos un volcán”.
 
Comida y cena
 
Tras las ponencias matutinas, en el mismo complejo de los Jameos del Agua, Joao Faraco (Coentro, Puerto Calero), Santi Benéitez (SeBE, Costa Teguise), Rubén Darío Rivera (Citurna, Playa Blanca) y Sergio Morales (Niño Salvaje, Arrecife), cuatro chefs con restaurante en la isla, elaboraban el primer ágape del congreso “para entender qué es y a qué sabe Lanzarote”, explicaban. Por las caras de los felices comensales al final, lo habían conseguido.


 
La primera jornada de Worldcanic finaliza con una cena en el restaurante Kaori del icónico hotel Fariones de Lanzarote de conexión gastronómico-volcánica entre Lanzarote, La Garrotxa, Oregon y Sicilia. La elaboran (Ignacio Hernández, Kaori, Lanzarote), Fina Puigdevall y Martina Puigvert (Les Cols**, Olot, Girona), Viviana Varese (W Villadorata Country Restaurant, Noto, Sicilia, Italia) y Ryan Roadhouse (Nogoduro, Portland, Oregon, USA).

Texto y fotos : Gabinete de prensa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *