0

Entrevista a Alberto Marini, autor de la novela “Mientras Duermes”

admin 12 julio, 2012

Uno de los momentos fuertes del Sitges, Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya será la proyección el próximo sabado del filme “Mientras Duermes”, de Jaume Balagueró, que retrata el acecho hacia una persona a través de la maldad más oscura, y que cuenta con un reparto de lujo encabezado por Luis Tosar y Marta Etura. Hemos hablado con el autor de la novela y el guión de la pelicula, Albeto Marini

 



-En primer lugar, ¿considera que el hogar es el territorio más vulnerable, más que incluso el exterior?

En el exterior solemos estar más expuestos a los peligros, pero, por eso, estamos más atentos y prevenidos. El hogar por el contrario, es el baluarte extremo de nuestra seguridad. El lugar donde necesitamos sentirnos y estar protegidos, y donde las defensas están bajas. Y cuando el peligro está dentro de los muros de casa… ya no hay escondite posible, ninguna forma de eludir al enemigo.

-¿Cuando surgió la primera idea de la novela?

La primera idea consciente en 2007, después de leer un artículo sobre algunos individuos, en EEUU, que se dedican a vivir en casas ajenas, junto con los propietarios, sin que estos lo sepan.

Pero creo que, a nivel inconsciente, la idea ha sido germinando desde que era un crio, acostumbrado a lidiar con la portera de nuestro edificio. Se trataba de una mujer estupenda, a la que teniamos mucho cariño. Tenía las llaves de casa por supuesto y no era extraño volver a casa de la escuela y encontrarla dentro. Era una mujer estupenda, lo repito, pero si lo piensas en frío, era también una desconocida a la que habíamos ofrecido, sin muchos miramientos, nuestra total confianza.

-En las novelas de terror habitualmente surge la violencia explicita, pero ¿en este caso el dolor es más psicológico, como lo ha trabajado?

La voluntad desde el principio ha sido la de trabajar el perfil de un psicópata de la puerta de al lado, un hombre corriente, que cuenta con recursos y conocimientos muy comunes, sin habilidades particulares. Así como creo (espero) le puede ocurrir a la mayor parte de la gente, la violencia física es algo que le asusta. No la controla. La sola idea de tener un cuchillo en la mano, le hace temblar.

Cillian cuenta más que nada con su cerebro y con mucho tiempo para dar vueltas a las cosas. Es un atento observador. Su forma de hacer el mal se concreta en estudiar a sus victimas y conseguir herirles en las pequeñas cosas del día a día, porque cree – y yo con él – que en ellas reside la felicidad general del individuo.

Desde el principio, con Cillian, he intentado huir de la caracterización de un profesional del mal. Este conserje a menudo no controla sus nervios, resulta patoso, tiene mil dudas. Digamos que se mueve en un nivel más de artesano… pero diría que esto hasta le hace más peligroso.

-Su novela parte de una historia, pero ¿que podria suceder en cualquier momento. Ese aspecto es lo más atrayente y a la vez más duro?

Creo que si. De hecho primero nació el personaje y después la historia en el edificio, con los vecinos. Pero un personaje como Cillian podría ser muy dañino en cualquier situación o momento de la vida. En la fase de construcción de la historia, había pensado que pudiera ser incluso un enfermero de hospital o un maestro de escuela . Lo único que necesita un tipo como Cillian es estar en una posición donde pueda observar y controlar de alguna manera a los demás… y el resto sale solo.

-¿El personaje central tiene mil y una estratagemas para provocar el dolor de la persona? ¿El hombre es capaz de las mayores perversidades, mucho más incluso de lo que se refleja en este personaje?

Si, sin duda. Y simplemente como anéctoda, te comento que cuando el guión ya estaba acabado, salieron las noticias sobre Russell Williams, el soldado canandiense que entró en 80 domicilios y acabó trucidando a dos chicas. Sentí que Cillian era, a pesar de todo, mucho más humano, hasta más noble que ese individuo real.

El hombre es capaz de las mayores perversidades cuando utiliza todo el potencial de su cerebro para ello. Si el tema está en crear dolor por el sólo objetivo de crear dolor, pues creo que no hay limites para lo peor.

En cuanto a Cillian, diría que sí tiene un límite… en el momento que su victima muestra su tristeza, se dentiene. Ya ha conseguido su objetivo, no es un cínico que disfruta en hurgar en las heridas. Pero, claro, las cosas cambian, cuando se cruza con una chica que pone buena cara y una sonrisa a todo lo malo que le ocurre…

-Hablenos en general del retrato que hace de cada uno de los personajes.

De Cillian hemos hablado. Es un artesano del dolor ajeno. Un hombre que no consigue ser feliz, y cuyo único consuelo es que las personas que están a su alrededor, tampoco lo sean. Por ello, se dedica cada día de su vida a destrozar la felicidad quién está a su alrededor. Trabaja como conserje en un edificio del Upper East porque desde su posición puede observar y controlar la vida de los vecinos.

Clara. Es una chica muy luminosa, a gusto consigo misma. Vive en el mismo edificio donde trabaja Cillian y ve siempre el lado positivo de las cosas, por malas que sean. Su forma de ser, desquicia a Cillian que no encuentra las llaves para destruir su felicidad.

La señora Martino, es una mujer ya mayor, soltera y sola. Es una diana muy fácil para Cillian. Muy fácil. Aún así las cosas se torcerán en su relación.

Alessandro. Es un chaval que, tras un accidente, se queda prostrado en la cama. Es la única persona que consigue conectar con Cillian. Es un mentor pasivo para Cillian.

Ursula. De Ursula no hablemos, de momento… creo que es bonito descubrir quién es y qué hace esta niña peculiar, tanto en la novela como en la película.

-¿Sintió un poco de miedo al narrar la historia?

¿En el sentido de dar ideas inoportunas al lector? Mire, otro artículo interesante que leí es sobre los efectos del estreno de Mary Poppins sobre la infancia norteamericana. Cada año en EEUU algunos niños (dos, tres, cuatro…) sufrían graves incidentes saltando por ventanas o alturas con un paraguas abierto. En el año del estreno de Mary Poppins, el numero de fallecidos o heridos graves subió a más de sesenta. Creo que ya ve por donde voy… de todo, absolutamente de todo, hasta de lo más inocente, se puede sacar mal consejo o mala interpretación.

Se tiene que tener reparo o miedo cuando das ideas a mentes débiles que no saben discernir entre la realidad y la ficción. Pero esta novela está dirida a un publico adulto y tengo que confiar que el lector tenga esta capacidad. Sino habría solo lecturas sobre los teletubbies y ni eso… Y si alguien puede decidir actuar de mala manera tras leer la novela, pues que no mire entonces ninguna película de Stallone, Van Damme… o Mary Poppins.

-Los personajes y la historia estan situados en Nueva York, ¿no? ¿Por que no ha retratado la historia en Barcelona, por ejemplo?

La historia transcurre en NY por una circunstancia personal. En 2007, con mi mujer, habíamos pensado mudarnos una temporada a la gran manzana. Durante una estancia allí fuimos a ver algunos apartamentos. La ducha fría fue inmediata. Pronto descubrimos que no teníamos medios para vivir en Manhattan, pero me fascinó el hecho de que en dos casos, a la hora de vendernos la moto con el apartamento, alabaron las cualidades del portero, o más bien, lo que allí llaman super entendant. Tuve la sensación de que la confianza que disfrutaba un conserje allí era mucho mayor de la que se tiene aquí. Hablandolo después con amigos newyorkinos tuve manera de reforzar esta sensación: el conserje para muchos era como uno más de la familia. Y era lo que mejor le venía a un personaje como Cillian.

Así que de alguna manera le tengo algo de envidia a Cillian… el sí lo ha conseguido, estar en Manhattan durante una temporada.

-¿Mientras escribia en la novela iba visualizando la historia?

Bueno, en principio fue el guión de la película. Después, la novela. Por lo que si, iba visualizando la historia, porque ya había habido un trabajo previo que requería di per sé mucha visualización. Aún así, por mi manera de escribir, siempre necesito visualizar lo que pongo sobre papel.

-¿Facilitó luego el siguiente paso para hacer una versión cinematográfica?

Fue al revés. Digamos que en este caso, la versión cinamatográfica facilitó enormemente la escritura de la novela. Para ampliar o profundizar algunos aspectos, para alejarme de soluciones ya utilizadas en el guión, para explorar caminos que con el guión no había sido posible tomar, para ofrecer al lector que ha visto ya la película una experiencia novedosa.

-¿Que cambios más grandes habrá respecto la novela?

Lo más evidente y, a la vez superficial, es que la película transcurre en Barcelona, la novela en NY (así como el guión original). Las carácteristicas del protagonista son las mismas, pero su forma de hablar y realcionarse con los vecinos cambian necesariamente, de acuerdo al nuevo entorno social en el que vive.

En cuanto los vecinos, ¿diría que algunos personajes son sustancialmente los mismos en la película y en la novela, pero que la mayoría son distintos. En la novela hay diversos personajes, importantes – como Alessandro, por ejemplo – que no tienen lugar en el film.?

Trabajando con Jaume Balagueró en el desarrollo del guión nos dimos cuentas de que Cesar (Cillian en la novela) existía por si mismo. Hubiéramos podido crear decenas de situaciones distintas y el personaje se hubiera sabido desempeñar solo en ellas, de manera natural. Escribieramos lo que escribieramos en el guión, ya estaba claro lo que iba a decir Cillian o cómo iba a actuar. Con la novela he podido entonces dar más espacio a Cillian: hacerle vivir más momentos, hurgar más en su psique, en su mundo. He tenido una sensación de liberación. Una placentera sensación al pasar de la escritura necesariamente cohibida en cuanto a tiempos y espacios del cine, a la total libertad de la novela.

Y, después, como creo es obvio esperar y ofrecer al lector y espectador, el final de la película y de la novela son muy disintos, por lo que ocurre y por lo que se transmite.

-¿Que le parece poder presentarla en Sitges

Es lo mejor. Es desde el 1999, año en que me mudé a Barcelona, que voy cada año al festival. Recuerdo cuando vi Los Sin Nombre y cuánto me gustó. Recuerdo que pensé… “¡Cómo me gustaría trabajar con ese director!”. Y, ahora, estar aquí con Mientras Duermes, con Jaume, es lo más.

-¿Se encuentra cómodo en el genero de terror o le gustaria explorar otros géneros como la comedia, o las historias románticas?

Me encuentro muy cómodo con el terror. Desde niño es el género que más me fascina. Y es la razón por la que mude a Barcelona, para poder trabajar en la Fantastica Factory de Julio Fernández, y por aquel entonces con Brian Yuzna. De todas formas no vivo sólo por el terror. De hecho Mientras Duermes es más bien un thirller que un relato de terror puro y duro.

No excluyo que pueda introducirme en otros géneros… eso sí, historias románticas sí que no.

-Para finalizar ¿como animaria al público a leer su novela?

Para esto voy a citar a Jaume Balagueró, que es mucho más eficaz que yo a la hora de animar a la peña: “veed la película y leed la novela (el guión os lo podéis saltar), sin un órden premeditado porque da igual por dónde empecéis o las veces que lo hagáis. Sea como sea, acabareís irremediablemente atrapados en las redes invisibles de nuestro hombre. Sobre eso, no hay discusión posible”.

Muchas gracias

Texto Albert Roca. Foto Aurelia Rodríguez

 

Leave a Comment

Login to your account

Can't remember your Password ?

Register for this site!