JAVIER BOTELLA, CONOCIDO COMO “EL CROONER VALENCIANO”, INTERVIENE EN MICROCONCIERTOS CANTANDO Y ACOMPAÑADO POR UN PIANISTA.

  • Un empresario que se reiventó, recuperando su pasión por la música, y cuyo referente es Miguel Bosé “En los conciertos que realizo me dicen “¡Qué bonito es tener la música en tu propia casa! impera un respeto y silencio absoluto” “Mi voz es “aterciopelada” y viejuna” “Miguel Bosé me dijo que tenía que dedicarme a la música” .
  • Javier Botella tenía una vida tranquila y desahogada como empresario. Trabajó en empresas de catering, restaurantes ¡y hasta una joyería!. Pero su sueño desde pequeño era dedicarse a la música. Y la oportunidad de reiventarse y cambiar de rumbo se produjo coincidiendo con la crisis del 2.008. Muchos años antes en el 87, acompañó a Miguel Bosé en su gira como asistente personal, quien le dijo que “debía dedicarse a la música”. Y nuestro personaje le admira profundamente…
  • ¿Cómo son los microconciertos que organiza?
  • – Debido a las circunstancias de la pandemia, pensé que sería interesante y bonito llevar la música, y en definitiva la cultura, a los domicilios. Por eso actúo en casas particulares y hoteles, con un máximo de diez personas. Lo hago con todas las medidas de seguridad requeridas, uso de mascarilla en el público, y distancia de metro y medio interpersonal. Y la respuesta ha sido muy positiva: el público permanece en silencio, con enorme respeto. No puedo ver sus rostros, por las mascarillas, pero si percibir en sus ojos la sensación de gratitud, de estar pasando un rato agradable. En definitiva, el feed-back que debe producirseentre artista, y público.
  • ¿Cuál es su repertorio?
  • – Básicamente son los grandes temas clásicos: con stándars de jazz y swing evocando a figuras como George Gershwin, Cole Porter, o históricos solistas como Frank Sinatra. Y también introduzco boleros.
  • ¿El público le pide que cante determinados temas?
  • -No, eso no, y lo dejo claro desde el principio. No es “un karaoke”, celebración de cumpleaños, ni “concierto a la carta”, sino que ya llevo un repertorio preparado, con un cierto margen de improvisación. Es lo mismo que la gente vería en un teatro, un concierto en el sentido estricto. Y cuando acaba, la gente aplaude y entonces puede conversar, sacar la merienda…pero yo me marcho.
  • -Va ataviado con esmoquin y sombrero –
  • -Sí, porque lo primero que entra en un concierto es la imagen, y así he visto presentarse vestidos a las estrellas en los grandes escenarios.
  • -Le llaman “el crooner valenciano”, ¿se identifica con la definición?
  • La agradezco, al público y la prensa que me han denominado así, pero creo que es exagerado…Todo surgió cuando me trasladé a Madrid donde formé una banda con 17 personas en formato de big band, y me llamaron “El loco crooner valenciano”, por el riesgo que conlleva iniciar una etapa tan arriesgada en el mundo de la música…
  • Teatros ¿En qué tipo de escenarios ha cantado?
  • Inicialmente lo hice en teatros y clubes. Cuando surgió lo de la pandemia, hubo que reducir gente en mi grupo, y opté por esa alternativa de conciertos para diez personas. Me llaman de domicilios particulares, y también de hoteles. En el Hotel Westin de Valencia canto todos los jueves, de 20 a 22h. He querido echar una mano al gremio de la hostelería y la restauración. Pienso que en esta época todos tenemos que arremangarnos…
  • -Acude a los conciertos acompañado de un pianista
  • – Se llama Roberto Capella, y pienso que un piano es la base como acompañamiento. Me interesa más la voz que los instrumentos.De vez en cuando incorporo una trompeta. Al principio, y en recintos más amplios como teatros, había cantado con ¡hasta 17 músicos! Teníamos además batería y guitarra: era un formato de big band.
  • Javier Botella pertenece a una familia numerosa, y no quiso decir nada en un principio sobre su intención de dedicarse a la música. De pequeño escuchaba con deleite las canciones que le ponía su padre en el tocadiscos..”Piense que no andábamos en la abundancia, y a los 16 años ya pude costearme mis estudios de formación lírica y vocal. Pero tenía claro que primero debía formarme como persona” Ya cuando se dedicaba de lleno a la música, hace tres meses, falleció una de sus hermanas, lo que supuso un punto de inflexión en su carrera. Así lo explica: “Estaba actuando en un gran recinto de un pueblo, y de repente me sobrevino un ataque de pánico…Tenía miedo y ganas de huir de allí. Entonces opté por ser sincero, y explicar al público lo que me pasaba: esa pérdida sufrida y los espectadores- y músicos que me acompañaban- animaron a seguir…Y tengo que decir que ha sido el mejor concierto de mi vida.¡ Salí de ahí como nuevo! Es una situación, pienso, con la que todo el mundo puede identificarse, ahora que vivimos en una época de miedo, depresión, e incertidumbre…”
  • -Va a sacar un disco el próximo año ¿Nos puede adelantar algo? –
  • Lo voy a hacer con una de las personas que más admiro del mundo de la música: Albert Sanz Se llamará “It never was you”, y en él ambos cantaremos, pues tenemos dos voces muy distintas. Albert tocará también el piano y repasaremos temas de George Gershwin, Cole Porter y Kurt Weill, que forman parte de mis favoritos.
  • -Cite a otros de sus “ídolos musicales”.
  • -Puedo nombrar a Dean Martin, Frank Sinatra, Sanz Davis Jr., y entre los contemporáneos: Kurt Elling, Mike Martin, y los españoles Litus y Xavier Caselles (este último catalán).
  • ¿Podría calificar su voz?
  • – Diría que es una voz “aterciopelada”, “viejuna”, intento transmitir en los conciertos toda mi pasión y amor a la música. Aunque cante temas en inglés, me gusta “saborear” las frases y sus letras, para que sean comprensibles a todo tipo de público. Javier Botella siente una admiración inmensa hacia Miguel Bosé, al que califica como uno de sus maestros. “Cuando me escuchó- señala- dijo en seguida que tenia que dedicarme a esto. Ha seguido mi carrera, y con frecuencia me envía mensajes y escucha lo que le mando”.
  • -Entre los artistas españoles, ¿alguno ha querido acudir a sus conciertos ?
  • – Podría citarle el del famoso actor Asier Exteandía, con el que proyectábamos hacer algo juntos, ¡pero justo entonces surgió lo de la pandemia!…
  • ¿Le resulta rentable, económicamente, lo que está haciendo? – Rotundamente no. Desde que se produjeron las actuales circunstancias sanitarias, y cuando tuve que reducir músicos, y cantidad máxima de público. Tienes que mantener y pagar a tu gente, hay un coste mínimo por actuación, y sería imposible que me pagaran el caché habitual que tenía antes de todo esto…Quiero resaltar la ayuda que me han prestado en el tema de la comunicación para mi proyecto: Almudena Iglesias y José Miguel Piquer.
  • -Si tuviera que sintetizar el objetivo de los microconciertos que está haciendo, ¿qué diría? –
  • -Pretendo en un momento como éste llevar la música a las casas, trasladar un concierto rigurosamente preparado y realizado, como si fuera en un teatro de mucho aforo. Creo que consigo conectar con el público, la gente del sector me dice que tengo “feeling, swing”…
  • ¿Se inspira en escenarios emblemáticos, en músicos famosos? –Siempre he sentido predilección por los musicales de Broadway, con todo lo que conllevan de sentido del espectáculo. Y por eso incorporo temas de grandes solistas, fundamentalmente de USA. Pero no olvido la estela y huella que han dejado grandes cantantes como Raphael, Julio Iglesias e intérpretes similares, al margen de que te gusten más o menos. Yo tengo mi propio estilo, y “en mi cajón” cuento con temas que he compuesto, y alguna vez saldrán a la luz…
  • PERFIL Javier Botella ha sacado al mercado varios discos (alguno de boleros). Los dos últimos se titulan “ The best is yet to come”, y “JAVIER BOTELLA WITH STRINGS”. El músico con el que está a punto de grabar el próximo CD, Albert Sanz, cuenta en su banda con valores tales como el batería de Miles Davis (Al Foster), y el contrabajo del cubano fallecido Bebo Valdés: Javier Colina. El 11 de Noviembre actuará en la sala Matisse Club de Valencia. La pandemia truncó una prometedora temporada, empezando por el concierto que tuvo que suspender el 3 de Abril, en el Palau de les Arts valenciana.
  • José R. Palomar Fotos. Alberto de Jesús.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *