Roses anima a sentir la vida más que nunca


Dicen que uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Y es cierto. Como que las pequeñas cosas a las que no les dábamos importancia la cobran de nuevo cuando todo se tuerce. 
El paisaje, el mar, la tramuntana, la arena o esa puesta de sol que tanto nos emocionaba son señas de identidad de Roses que, de repente, se transforman en impagables tesoros. Pero… respiremos tranquilos porque siguen ahí; no se han perdido. Son la esencia de un destino junto al Mediterráneo que invita a disfrutar de la mejor experiencia posible: sentir la vida más que nunca.


Texto y fotos : Gabinete de prensa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *